Daniel Coronell – Journalist, Opinion Columnist, Editor

Press and Contributions


A SEGUIR LAS PISTAS

Language: ES
Type: Newspaper Story
Publication: El Tiempo
Location: Editorial – opinión
Author:
Date: June 28, 2005
Copyright: COPYRIGHT © 2010 CEET
URL: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1633122

A SEGUIR LAS PISTAS

No podemos dejar de resaltar la valentía y el coraje del periodista Daniel Coronell, que no solo ha denunciado las amenazas que se ciernen sobre él y su familia, sino que ha ido más allá y, en una operación audaz, ha logrado desentrañar -al menos en parte- de dónde vienen algunas intimidaciones.

No podemos dejar de resaltar la valentía y el coraje del periodista Daniel Coronell, que no solo ha denunciado las amenazas que se ciernen sobre él y su familia, sino que ha ido más allá y, en una operación audaz, ha logrado desentrañar -al menos en parte- de dónde vienen algunas intimidaciones.

La Fiscalía, advertida por él, hizo un allanamiento y encontró que varios de los anónimos provienen, al parecer, del computador de un ex parlamentario convicto por narcotráfico, Carlos Náder Simmonds. Aunque las autoridades judiciales aún deben probar que es el autor de los mensajes, además de dueño del computador, no es menos cierto que el asunto tiene un tufillo que hiede y preocupa.

Huele mal porque parece mostrar la persistencia de esa alianza maldita entre la mafia y algunos politicastros. Y su afán constante por acallar a los políticos y a los periodistas que no son de sus simpatías. No hay que olvidar que con no poca frecuencia pasan de las advertencias a los hechos, sin reparar en la condición e importancia de la víctima.

Preocupa, además, que en este caso las amenazas sean contra quienes han sido críticos de la gestión del presidente lvaro Uribe. Esencia de la democracia son la libertad de prensa y el derecho a disentir y criticar la gestión de un gobernante. Por eso, hace bien el Presidente cuando resalta que la seguridad debe ser para todos, incluyendo a los enemigos políticos y los críticos del Gobierno. De hecho, hay que reconocer que el Presidente mismo se puso al frente del asunto cuando supo de las amenazas y que se ha reforzado el aparato de seguridad de Coronell. Y ayer reiteró por radio su compromiso con la seguridad de todos y con las libertades fundamentales.

Pero ello no es suficiente. Sería muy sano que el Gobierno enviara un mensaje político y condenara, de manera rotunda, a quienes han decidido irse contra sus opositores y críticos por la vía de la amenaza o por el camino de la conseja, la difamación y la calumnia. Flaco favor le hacen a un Presidente que no necesita de estos ardides para proteger su incuestionable popularidad.

La Fiscalía debe seguir actuando con rapidez y contundencia en este asunto, como lo hizo con el citado allanamiento. La circunstancia de las inéditas elecciones que se avecinan amerita celeridad y hace inaceptable que la justicia no llegue. O que lo haga con la tardanza a que nos tiene mal acostumbrados.

editorial@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial – opinión
Fecha de publicación
28 de junio de 2005
Autor
NULLVALUE